Aquí podrás encontrar todas las noticias relacionadas con tu deporte favorito.

miércoles, 18 de junio de 2008

Markus Fothen gana en Caslano e Igor Antón mantinene el liderato.

El alemán Markus Fothen se ha impuesto en la línea de meta de Caslano, la cual ha atravesado en solitario tras 189,7 kilómetros de dura etapa desde Domat-Ems. Igor Antón ha mantenido el amarillo, pero lo más importante es que el luxemburgués Frank Schleck ha salido sano y salvo de una aparatosa caída que ha sufrido a falta de cinco kilómetros para el final.

Desde el principio, muchos corredores mostraron el espíritu combativo con el que tomaban hoy la salida. Tras unos tenues ataques de Johan Van Summeren, Marcus Zberg, Michael Albasini o Sylvain Chavanel entre otros, se formaron tres grupos de por delante del pelotón, simpre conducido por Euskaltel-Euskadi, que se reagruparon tras quince kilómetros de continua lucha, formándose un grupo de catorce corredores, compuesto por Johan Tschopp (Bouygues), Pietro Caucchioli (Crédit Agricole), Sylvain Chavanel (Cofidis), Marco Marzano (Lampre), Morris Possoni (High Road), Giovani Visconti (Quick Step), Maxim Iglinsky (Astaná), Benoit Vaugrenard (Française des Jeux), José Rujano (Caisse d´Epargne), Pieter Jacobs (Silence Lotto), Mathieu Perget (Caisse d´Epagne) y Alessandro Vanotti (Liquigas), que conformaron la escapada definitiva. Sin embargo, pocos componentes de la fuga mostraban su conformidad con el excesivo volumen de la misma. Por ello, no hubo casi momentos de tregua y fruto de ello fue la inestable situación con la que se inició el ascenso al Lukmanier (1ª). Pieter Jacobs (SIL), Marco Marzano (LAM), Maxim Iglinsky (AST), Benoit Vaugrenard (FDJ), José Rujano(GCE), Sylvain Chavanel (COF) y Giovani Visconti (QST) marchaban en cabeza, y eran perseguidos, en primer lugar, por Mathieu Perget (GCE), Jens Voigt (CSC), Pietro Caucchioli (C.A), Steve Morabito (AST), Johan Tschopp (BTL) y Alessandro Vanotti (LIQ), y en segundo lugar por el pelotón, que perdía dos minutos y medio a pie de puerto.

Así, una vez coronado el Lukmanier, la situación de carrera presentaba en cabeza de carrera a Maxim Iglinsky (AST), José Rujano (GCE), Sylvain Chavanel (COF), Marco Marzano (LAM), Pieter Jacobs (SIL) y Giovani Visconti, seguidos por un cuarteto integrado por Jens Voigt (CSC), Pietro Caucchioli (C.A), Steve Morabito (AST) y Johan Tschopp (BTL). Así, fueron transcurriendo los kilómetros, en los cuales el cuarteto perseguidor reducía las diferencias respecto a los seis de cabeza. Después de las dos ascensiones previas, la de 3ª y la de 1ª (Lukmanier) ya realizadas, los corredores debían afrontar la ascensión al Monte Ceneri (3ª) y al Passo Cademario (2ª). El Monte Ceneri fue clave para el cuarteto perseguidor, ya que en él se redujeron mucho las diferencias y se empezaron a reagrupar, y apenas unos kilómetros después, en el sprint intermedio de Rivera, la cabeza de carrera quedó estabilizada en un grupo de diez corredores: Johann Tschopp (BTL), Jens Voigt (CSC), Pietro Caucchioli (C.A.), José Rujano(GCE), Pieter Jacobs (SIL), Sylvain Chavanel (COF), Marco Marzano (LAM), Giovanni Visconti (QST), Maxim Iglinsky (AST) y Steve Morabito (AST).

Entonces, Steve Morabito (Astaná) mostró que su intención era repetir el triunfo que ya consiguió en 2006, ante su público, arrancando a falta de 33 kilómetros para meta. Y en los nueve escapdos restantes no encontró oposición, pero si lo hizo en el pelotón, comandado por CSC, en el que trabajaba en primera posición Stuart O´Grady, que hacía una declaración de intenciones de los hermanos Schleck. La aventura de Morabito murió cinco kilómetros después, y el siguiente en probarlo fue Marcus Burghardt (High Road), a quien se le unieron Andreas Klöden y Stijn Devolder. El belga dejó atrás a ambos, pero otro corredor del combativo Astaná, Serguei Ivanov, salió a rueda de Devolder. Parecía el movimiento definitivo cuando alcanzaron más de quince segundos de ventaja a falta de 20 kilómetros. Pero ahora el turno de Gerolsteiner, que acompañado del insistente trabajo de Roman Kreuziger (Liquigas) consiguió reducir a cenizas el intento de Devolder. Sin embargo, el trabajo de la escuadra alemana no era para Oliver Zaugg, o al menos no lo fue, porque cuando el dúo estuvo a tiro de piedra, los hermanos Schleck repitieron la táctica que realizaron en Flumsberge y Andy amagó y Frank soltó el hachazo. El luxemburgués fue meténdole segundo tras segundo a un desamparado Antón, hasta coronar el Casademario con catorce segundos respecto a Markus Fothen (Gerolsteiner), que había utilizado inesperadamente el trabajo de sus compañeros y treinta y cinco respecto al grupo de Antón, encabezado por Botcharov.

Schleck fue muy prudente en el descenso, lo que sirvió a Fothen para contactar con él a falta de quince kilómetros para la línea de meta, y afrontar juntos la pequeña cota no puntuable que interrumpía el descenso hasta Caslano. Esta cota no sirvió sino para que los dos escapdos aumente su ventaja mientras por detrás lo intentan el testarudo Ivanov, Michael Albasini y un valiente Dani Moreno, aunque no obtienen recompensa por su valentía. Los últimos diez kilómetros ofrecen un bonito pulso entre el pelotón (o lo que queda de él), comandado por High Road y Liquigas y el dúo cabecero. Pero durante cinco kilometros la diferencia queda congelada en veinticinco segundos. Justo es en ese momento, a falta de cinco kilómetros para la meta, cuando en una curva aparentemente sin mucho peligro Frank Schleck pierde el control de su bici y, tras impactar contra el guardarraíl y una valla, se precipita hacia el vacío, en una escalofriante caída. Las cámaras solo pueden captar el momento del impacto y la posteiror caída, perdiéndose la señal del luxemburgués tras desaparecer entre las tupidas ramas de un árbol. Todos nos mantenemos en vilo en espera de noticias del grandísimo corredor de CSC. El pelotón aminora su marcha, circunstancia que aprovecha Fothen para abrir un hueco ya insalvable para el estupefacto pelotón, que aunque no ha presenciado el accidente, se imagina la desgracia.

Por suerte, segundos después las cámaras muestran al luxemburgués junto al coche de CSC, sano y salvo. Todos respiramos aliviados e incluso, en un acto que le honra, Andreas Klöden se acerca a preguntar por él. Y ya, cuando nos queremos centrar en la carrera, Markus Forhen está cruzando la línea de meta con los brazos en alto. Un obstinado Ivanov cruzó la meta en segundo lugar a cincuenta segundos del teutón, y en tercera posicón finalizó Marcus Zberg, encabezando el grupo de Antón, a cincuenta y siete segundos. Posteriormente, casi tres minutos después se vislumbra la silueta de Frank Schleck, que recorre la recta de meta besando una medalla que, según explicó después, le regaló su madre. Sólo presenta unos rasguños en sus brazos y le mana algo de sangre por la mana izquierda. Nada importante comparado con lo que podía haber sido. Particularmente, a mí me vino a la memoria una terrible caída de Mickäel Pichon durante la Dauphiné Libéré de 2004, similar a la que podría haber sido la de Schleck.

Mañana, Igor Antón defenderá ese liderato que mantiene aún gracias a la mala suerte de Schleck en una dura etaa de 188 kilómetros entre Ambri y el puerto de primera Vebrier, donde finaliza la etapa. Además, los corredores ascenderán el Nufrenenpass (HC), lejano a meta.

Clasificación de la etapa.

1. Markus Fothen (ALE/Gerolsteiner) 4h.47.31.
2. Serguei Ivanov (RUS/Astaná) 50.
3. Marcus Zberg (SUI/Gerolsteiner) 57.
4. Michael Albasini (SUI/Liquigas) m.t.
5. Alexandre Botcharov (RUS/Crédit Agricole) m.t.
6. Stefan Schumacher (ALE/Gerolsteiner) m.t.
7. Daniel Moreno (ESP/Caisse d'Epargne) m.t.
8. Andy Schleck (LUX/CSC) m.t.
9. Stijn Devolder (BEL/Quick Step) m.t.
10. Christian Knees (ALE/Milram) m.t.

Clasificación general provisional.

1. Igor Antón (ESP/Euskaltel-Euskadi) 21h.25.12.
2. Kim Kirchen (LUX/High Road) 6.
3. Oliver Zaugg (SUI/Gerolsteiner) 18.
4. Roman Kreuziger (CZE/Liquigas) 21.
5. Stijn Devolder (BEL/Quick Step) 22.
6. Thomas Lökvist (SUE/High Road) 25.
7. Markus Fothen (ALE/Gerolsteiner) 31.
8. Andy Schleck (LUX/CSC) 40.
9. Serguei Ivanov (RUS/Astaná) 50.
10. Andreas Klöden (ALE/Astaná) 1.00.


2 comentarios:

Fernando dijo...

Espeluznante la caída de Schleck. Cuando lo he visto... he pensado lo peor, porrque sin duda parecía que caía al vacío. Se merecería ganar la carrera, aunque sea en detrimento de Antón.

Alex Jiménez dijo...

Menuda caída la de Schleck...la vi en Cuatro ayer y se me pusieron los pelos de punta. Menos mal que no le pasó nada.

Buen artículo Fernando.

Otro año sin Puerta