Aquí podrás encontrar todas las noticias relacionadas con tu deporte favorito.

domingo, 26 de octubre de 2008

Así gana el Madrid


De penalty y con el tiempo más que cumplido, el Real Madrid se llevó el derbi madrileño con menos juego de los últimos años. Una estupidez de Heitinga al derribar a Drenthe en el 97' (y eso que el árbitro descontó 5') propició que Gonzalo Higuaín estableciese el definitivo 1-2 en el Vicente Calderón. El partido tuvo una parte de cada color, pues en la primera el Madrid, que se adelantó a los 35 segundos gracias a un zapatazo de Van Nistelrooy, mereció más ante un débil club local que vio como le expulsaban a Perea por un codazo a Sneijder, aunque no claro merecedor de la roja. A partir de ahí empezó el monólogo del colegiado aragonés Clos Gómez. El árbitro, sabiendo que la expulsión a Perea no era tan evidente, expulsó a Van Nistelrooy por una dura entrada sobre Maniche. Pero eso no fue suficiente para el colegiado, que, para sacar a relucir su genio, anuló dos goles al Real Madrid por contundentes fueras de juego que, aunque dudosos, ya se encarga la contienda madridista de hacer de ello un drama. Con la de veces que les habrán favorecido. Con el 0-1, y con flaco sabor de boca para el Madrid, se llegó al descanso. Pero tras el parón, el partido cambió radicalmente, y Aguirre, consciente de que su planteamiento de emplear el cuatrivote formado por Assunçao, Banega, Raúl García y Maniche nunca iba a dar resultado, metió a Simao en el campo para jugar así por las bandas y no dejar tan aislados al Kun y a Forlán. Dio resultado, pues los rojiblancos comenzaron a jugar bastante mejor y a inquietar a Casillas.


Pero los blancos no se amilanaron y se echaron para arriba por medio de un Higuaín muy activo pero que no daba una a derechas. Pero nada. El juego no mejoraba para nada. Ni para uno ni para otro equipo, aunque eran los locales los que se entonaban más, por medio de un Simao pletórico con quien Ramos no podía.



Entonces llegaron los últimos minutos. Aquello era un festín de ocasiones para uno y otro equipo. La fiesta, aunque sin juego, se había animado en el Calderón. Un Calderón que se convirtió en un auténtico jolgorio cuando, en el 91' y por medio del propio Simao, el Atlético igualó el choque. Todo empezaba de cero, y, aunque no había tiempo para mucho, se esperaba una lucha a muerte entre los dos rivales. Pero, cosas de la vida, los de Aguirre se echaron para atrás, como contentándose con el empate. Y el resto ya se sabe. Y encima se quejan de arbitrajes los Mijatovic, Schuster y compañía. De chiste.



Además, la jornada también nos dejó pinceladas de buen juego con la apabullante victoria del líder en solitario, el Valencia, que ahora cuenta con 19 puntos, y que goleó al Numancia en Mestalla por cuatro goles a cero. La conexión Villa-Mata continúa siendo letal, y el joven canterano madridista está llamando ya a puños a las puertas de la selección. Hizo un golazo fantástico y dio otro. Pero el asturiano tampoco se queda corto. Marcó dos golazos de auténtico crack (en realidad fueron tres, pero uno de ellos fue anulado) y demostró una vez más por qué es el ‘Pichichi’ de la Liga. Emery está haciendo milagros, y está logrando volver a hacer del Valencia un equipo campeón, como ya lo fue hace solo algunos años. Y lo está haciendo, aparte de jugando un gran juego, por medio de la recuperación de jugadores que en los últimos años se habían estancado. Son los casos de Vicente (autor de otro gol) y de Manuel Fernandes. Hole por Unai. En la otra cara de la moneda se encuentran los de Kresic, que últimamente no se encuentran con la suerte y que ahora ocupan el último puesto de la Liga BBVA



También en estado de gracia parece que se encuentra el Barça, que venció esta vez en San Mamés tras el festín de goles del fin de semana pasado ante el Atlético. Los de Guardiola, aunque ganaron gracias a un zapatazo de un Samuel Eto’o que vuelve a ser el de antes, merecieron bastante más ante un rival apagado y sin ideas, al que solo la gran actuación del meta Iraizoz salvó de una holgada humillación. Los visitantes ahora son cuartos con 16 puntos, mientras que los leones comienzan a hundirse y, con solo cinco puntos, ya codean con el descenso. Y en la séptima jornada ya hay quien pide la cabeza de Caparrós. Prepárense, señores.


Sevilla y Villarreal, que están llevando un ritmo parejo esta temporada, son segundo y tercero con 17 puntos cada uno. Van como hermanos gemelos, y además, casi siempre han cosechado los mismos resultados. Pero esta vez no fue así. Los castellonenses sacaron un punto de Montjüic y, aunque merecieron más, el marcador no se alió con el buen juego de los de Pellegrini. Al final, el resultado gafas, que permite respirar al Espanyol, que con sus 9 puntos sigue en la zona tranquila, y que sabe a poco en Castellón.

Por su parte, los de Manolo Jiménez impusieron su hegemonía en Almería, donde vencieron al conjunto que dirige Arconada por la mínima, 0-1. Aunque los locales merecieron más, un soberbio zapatazo de Adriano permitirá a los sevillanos una vez más seguir soñando con la Champions. Igual de soberbio fue el marcaje impuesto por David Prieto y Julien Escudé a la estrella almeriense, Negredo. Especialmente, la contención del canterano, que está demostrando que Jiménez no se equivocó al contar con él como jugador del primer equipo. El Almería, aun habiendo caído derrotado, continúa, con sus 11 puntitos, en puestos UEFA.


Otro que sigue en racha es el Málaga de Tapia, que cosechó su tercer triunfo consecutivo a expensas del Getafe por dos goles a uno en La Rosaleda. El técnico andaluz volvió a apostar por el bloque que goleó la jornada pasada en Huelva, y le cundió. Supieron remontar el tempranero gol de Soldado a los 10’ de juego, por medio de la conexión Eliseu-Apoño-Miguel Ángel-Duda, y de la gran actuación por las bandas de los Gámez o Calleja, cuyo juego emula a aquel joven que maravillaba en Villarreal. Baha, pasada la media hora, aprovechó un clamoroso fallo defensivo para igualar el choque y, poco después el portugués Duda a pase de Jesús Gámez firmó el 2-1 definitivo aprovechando un clamoroso fallo del ‘Pato’ Abbondazieri, que cantó en su vuelta a los terrenos de juego por la lesión de Jacobo. Así, los de la Costa del Sol se acercan a Europa y se ponen séptimos, por delante del Atlético, con 10 puntos, mientras que los de Víctor Muñoz son ahora novenos con un punto menos.


Por su parte, el Betis logró su primera victoria de la temporada al derrotar en Sevilla a un Mallorca que ya acumula dos derrotas consecutivas, y que no supo hacer valer su condición de gran visitante. El camerunés Emaná lideró a un club local que se reencontró con el buen juego y que se adelantó nada más comenzar el choque por medio de Damiá Abellá que aprovechó muy bien un pase de Mehmet Aurelio. Liderados por el camerunés, los de Chaparro lograron otro tanto antes del descanso, obra del tanque Hugo Pavone, ante el conjunto bermellón, que aún parecía no haberse dado cuenta de que el parón liguero ya había concluído. Pero quedaba un gol. El mejor jugador del encuentro no podía salir impune. Y, como ya hemos relatado, ese no era otro que Archille Emaná. A los 83’ de juego, y aprovechando un gran pase de Sergio García, él mismo cerró la cuenta y certificó así la salida de su equipo del descenso. También, dato importante, los verdiblancos acabaron con una racha de 7 meses sin ganar fuera, algo que iban a pagar, tarde o temprano muy caro. Ahora están 16º, con 5 puntos, y con 8 se queda el Mallorca que continúa sin jugar bien, lo que comienza a preocupar, puesto que estamos en la séptima jornada y su juego está retrocediendo cual cangrejo.


Otro que comienza a carburar es el Sporting de Preciado, que firmó una exhibición de buen juego en El Molinón, arruinando así el estreno como técnico del Osasuna de Jose Antonio Camacho, que sustituía al frente del club pamplonica al ‘Cuco’ Ziganda, cesado esta misma semana. Los locales fueron muy superiores desde el comienzo, y se adelantaron a los 10’ de juego gracias a Carmelo. Pero los de Camacho no se amilanaron, y tres minutos después, un ‘Pichu’ Cuellar que últimamente está que se sale tuvo que recoger el balón de su portería, pues Ezquerro había empatado el choque. A partir de ahí, el partido, aunque disputado, era de dominio local, y ya se oían los primeros aplausos y vitores de la temporada en Gijón. Al filo del descanso, el colegiado Medina Cantalejo, riguroso como pocos, expulsó con roja directa al central osasunista Roversio en una acción dentro del área que no era siquiera merecedora de amarilla. Bilic transformó el penalty, y, tras una segunda parte en la que el Sporting tocó y tocó, los locales supieron firmar su primer triunfo en casa de la Liga. Los de Preciado son ahora 15º, con 6 puntitos, mientras que los de Camacho, con todos sus fichajes frustrados (como Tiago Gomes o Vadocz), se hunden con sus cuatro puntos en el penúltimo escalafón de la Liga.


Cierra los puestos de descenso el Recreativo de Huelva, que continúa con su particular martirio, y que empató en el José Zorrilla de Valladolid en un partido en el que los onubenses merecieron más. Lucas Alcaraz, que se estrenaba en el banquillo visitante como sucesor de Manolo Zambrano, planteó un equipo serio en el campo, que jugó como no lo había hecho en toda la temporada. Combatitivos y creadores, los de Huelva se adelantaron en el luminoso al filo del descanso gracias a un golazo de bellísima factura del argentino Marcos Rubén, que le picó una fantástica vaselina a Asenjo. Tras la reanudación, ambos equipos tuvieron que emplearse a fondo para dejar su puerta a cero, en especial el joven meta local, que cuajó un partidazo. La entrada de Camuñas y de Colunga dio más mordiente aún a la delantera onubense, y, cuando con el encuentro a punto de cerrarse parecía que iba a llegar el segundo y definitivo tanto onubense, apareció Víctor para, en el descuento, remachar en boca de gol un centro desde la derecha ante la mirada de Asier Riesgo y firmar las tablas en un disputadísimo encuentro, dejando así con la miel en los labios a Alcaraz. Los onubenses tienen, al igual que Betis y Athletic, 5 puntos, pero, al tener un ‘goal-average’ peor que los dos anteriores, están en zona de peligro. Mientras, los de Mendilibar se sitúan en la 13ª plaza, con 7 puntos.


En el encuentro menos disputado de la jornada, Racing y Deportivo de la Coruña se aburrieron mutuamente en el Sardinero en un encuentro sin ocasiones y de lo más aburrido, dejando clara una vez más que quien la sigue la consigue, y que quien no, a otra cosa. Un tiro al palo de Luccin (que luego fue expulsado) por parte local, y otro de Juan Rodríguez al larguero por parte visitante fueron lo más destacado de un encuentro soporífero y sin más. Mucho tendrán que mejorar, especialmente los de Muñiz, para poder plantar cara esta temporada. Los locales se quedan así en mitad de la tabla, pero mirando hacia abajo, con 6 puntos, tres menos que el Deportivo, que es 11º.


Habrá que ver que nos depara la próxima jornada, que, como siempre, podrán seguir desde aquí. No se lo pierdan.

6 comentarios:

alberto dijo...

El madrid tiene una flor enorme en el culo,cuando no son los arbitros, es la aparicion del espiritu santo(y no me refiero a casillas) que ya se encargara de meter la pelotita dentro de la porteria. Y encima para rematar se kejan, schuster y esa gentecilla, pero bueno que le vamos a hacer.

ke kalidade de articulo alex.

Quique dijo...

@Buenísimo Alex.
Ya hartan los vikingos estos...

Quique dijo...

la @ no se por qué ha salido.

Fernando dijo...

¿Vikingos? ¿Por?. El Barça se descuida un poco más y empata. Qué pena de torneo.

Fernando dijo...

Me refiero a la Copa del Rey

Quique dijo...

Así se les llama.
Lo de la Copa del Rey, estoy de acuerdo contigo,. hoy al Villarreal le han metido una 'manita'

Otro año sin Puerta